27.10.13

XXVII. "EL CUERPO DEL CINE. HIPNOSIS, EMOCIONES, ANIMALIDADES", Raymond Bellour, Santander: Shangrila Textos Aparte, 2013




Alarma en el expreso, Alfred Hitchcock, 1938



Gracias al tren, por última vez, podremos referirnos conjuntamente a la hipnosis, la emoción, la animalidad. El tren establece el vínculo entre la hipnosis y la emoción: dispositivo que favorece el adormecimiento, con sus efectos de ritmo y suave balanceo, visuales y sonoros, y cuyos efectos ilimitados de encuadre, desde el cuerpo de la máquina a la manera de recortar el espacio que permiten sus ventanas y puertas, sobre todo, organizan innumerables emociones, como hasta el infinito, a través de todas las épocas del cine. De todas las máquinas que el cine se empeña en filmar para captar mejor la irrealidad de la suya, el tren es (con la guillotina, de otra manera) la que más se le acerca, por una mimética del desfile. Como se ha visto, el tren también es, en muchos relatos realistas o fantásticos, relacionado con el animal, “iron horse”, como lo son tantas máquinas, de acuerdo con la lógica fascinada que vincula continuamente lo mecánico y lo vivo. Es al mismo tiempo un lugar en el que el niño queda maravillado. Hasta tal punto es un solo cuerpo, desconocido para él mismo pero tan vivo, siempre por reconocer, el que compone, y que compone el cuerpo del cine. Eso es lo que nos gustaría ligar también por medio de dos películas que juntas pueden encontrar cierta resonancia, en dos épocas del cine: Alarma en el expreso (Alfred Hitchcock, 1938); Café Lumière (Hou Hsiao-hsien, 2003).



Alarma en el expreso empieza dos veces. Primero en un albergue de fantasía en el que se traban las relaciones entre los personajes. Luego, veinticinco minutos después, cuando (...)

El cuerpo del cine, Raymond Bellour









EL CUERPO DEL CINE
Hipnosis, emociones, animalidades
RAYMOND BELLOUR

Contracampo libros 5
16x23cm. - 644 páginas
ISBN: 978-84-941753-0-5
PVP: 26.00 euros