10.7.13

TEXTOS EN RED: LA MIRADA ESQUINADA: DOBLE(S) SENTIDO(S). LECTURAS Y REFLEXIONES SOBRE EL CINE Y EL MUNDO: POR DÓNDE COGERLO

COORDINADORES: FRANCISCO JAVIER GÓMEZ TARÍN / AGUSTÍN RUBIO ALCOVER




Mayo 2013
POR DÓNDE COGERLO



Érase una vez en AnatoliaNuri Bilge Ceylan, 2011


Barbara, Christian Petzold, 2012




Este mes, hemos decidido centrar nuestras respectivas reflexiones en ese asunto que sobrevuela el presente: el sentimiento de culpa, justificado o no, que está recayendo sobre todos los sujetos, sometidos a escrutinio externo y abocados a hacer examen de conciencia. No son pocas las películas que encajan en tal parámetro y ello, nos tememos, al igual que acontece con los filmes apocalípticos, es el signo de los tiempos y de la mala conciencia inevitable que nos salpica a todos. La culpa social se puede rastrear, pues, en títulos vistos recientemente, tales como Bedevilled (Kim Bok-nam salinsageonui jeonmal, Chul-soo Jang, 2010), violento hasta lo indecible, pero con una apuesta por la reivindicación del mundo personal y la lucha de género que tiene interés, al tiempo que deja claro que "mirar hacia otro lado" acaba corroyendo a la persona y a la sociedad; en un nivel más elevado destacan Dark Horse (Todd Solonz, 2011), que no alcanza la virulencia de anteriores films de su director, pero que sorprende y encamina de forma extraña la lectura espectatorial (la música aparentemente no diegética, que sí lo es, es un ejemplo) y en sus intersticios refleja el mal de vivir y la esencia de una sociedad que no es capaz de dar alternativas; también Wymyk (Courage, Greg Zglinski, 2011), una buena historia y mejor realización, muy sobria, que plantea un pecado irredimible cometido por un hermano al no ayudar a otro ante una afrenta de unos gamberros y que consigue elevar el tono del mediocre conjunto habitual. Como vemos, la culpa se abre paso por doquier.

Para analizar esta cuestión, uno de nosotros va a examinar Érase una vez en Anatolia (Bir zamanlar Anadolu’da, Nuri Bilge Ceylan, 2011) y Tesis sobre un homicidio (Hernán Goldfrid, 2013); el otro, Barbara (Christian Petzold, 2012) y La caza (Jagten, Thomas Vinterberg, 2012).


Leer en Textos en red