14.7.13

TEXTOS EN RED : DERIVAS Y FICCIONES: HENRI MATISSE, EL COMBATIENTE CALMO

COORDINADORES: MARIEL MANRIQUE – HERNÁN MARTURET


HENRI MATISSE 
EL COMBATIENTE CALMO



POR MARIEL MANRIQUE - HERNÁN MARTURET



1.   El fin de las certezas





Vivir en la modernidad es (Marshall Berman dixit) vivir en una época en la que “todo lo sólido se desvanece en el aire”. Una época, en términos nietzscheanos, de "destrucción creadora", en la que instituciones y valores cambian permanentemente y exigen estrategias de supervivencia y adaptación. 

El marxismo define los procesos modernizadores como “potencias infernales” que pondrán fin a la prehistoria del hombre, signada por la lucha de clases y la insatisfacción de las necesidades humanas. Para superar esa prehistoria dolorosa, es necesaria una revolución en la que se pase por las armas al viejo régimen. 

Pero a fines del S. XIX se impone en Francia la ideología positivista de Auguste Comte, según la cual el progreso moderno agotará por definición la conflictividad social y conducirá a una situación de orden generalizado, con prescindencia de todo movimiento político revolucionario (v.gr., las revueltas parisinas de 1830, 1848 y 1870).

En el Salón de Otoño de 1905, el crítico Louis Vauxcelles se escandaliza ante la convivencia de una escultura de corte renacentista y un conjunto de piezas inclasificables. Es como si hubieran rodeado de fieras (de "fauves") al pulcrísimo Donatello. A Vauxcelles lo ha indignado el fauvismo, un modo de pintar que no da espacio a las falsas promesas de felicidad de la (...)