12.2.13

V. PÁGINAS PASADERAS. ESTUDIOS CONTEMPORÁNEOS SOBRE LA ESCRITURA DEL GUION, L'Atalante, Santander: Shangrila Textos Aparte, 2012.



François Truffaut



En Francia, después de la Nouvelle Vague que, con el guion dispositivo, rechazó el guion escrito por guionistas profesionales que tuvieron sus lindos años tras la segunda Guerra Mundial (la Francia de los años 60 heredaba la reconstrucción de un cine deteriorado por Hitler y Vichy; reconstrucción rápida, pero tan convencional que suena a cierta etiqueta de calidad francesa) para desaparecer con la subida militante de esa nueva generación formada a la luz de los grandes autores americanos. El padre espiritual de La Nouvelle Vague, Jean-Pierre Melville, veneraba el cine americano. Alain Resnais idolatraba a John Ford y a Georges Cukor. La magia americana fascinaba a Michel Deville, pero también a Jacques Demy tanto como a Jean-Luc Godard. Ellos simplemente atravesaron esa magia con sus propias miradas. Godard, cinéfilo, no escatimaba sus referencias a Samuel Fuller, Nicholas Ray, Otto Preminger. Truffaut realizó Tirad sobre el pianista (Tirez sur le pianiste, 1960), adaptación de una novela negra de David Goodis. La Nouvelle Vague se proclama heredera de Alfred Hitchcock —quien, cabe recordar, no figuraba en los créditos como guionista, pero seguía muy de cerca la escritura de los scripts de sus películas—, de Howard Hawks y de Fritz Lang, que trabajó como actor en El desprecio (Le Mépris, 1963), de Godard. Después de la Liberación y, con ella, de la llegada de películas americanas rodadas durante la guerra que no habían sido distribuidas en Francia, como Ciudadano Kane (Citizen Kane, Orson Welles, 1941) —que condicionó profundamente a Truffaut y a los demás cineastas coetáneos—, vinieron años, que en cierto modo aún perduran, en los que la figura del guionista no estaba bien considerada. Había autores que eran asimismo cineastas, o grupos de creadores que, desde la concepción de la idea original hasta la filmación, trabajaban juntos pero sin limitarse a un rol específico (intercambiaban, según las películas, los puestos técnicos). Se produjeron menos adaptaciones —si bien, algunos continuaron practicándolas— porque había que adaptarse al mundo moderno. (...)


La faceta multidisciplinar del guionista
en el nuevo marco audiovisual, Michel Marx
Páginas pasaderas. Estudios contemporáneos sobre la escritura del guion


PÁGINAS PASADERAS
ESTUDIOS CONTEMPORÁNEOS
SOBRE LA ESCRITURA DEL GUION
Revista L'Atalante
(Coord.: Rebeca Escrivá / Miguel Machalski)





17x24cm. - 180 páginas
Encuadernación rústica con solapas 
ISBN: 978-84-939366-7-9
PVP: 16.00 euros


Gastos de envío: 
Nacional: 0.00 euros
Resto Europa: 17.00 euros
Exterior: 23.00 euros





Coordinación

Edición