6.11.12

XIV. "SOMBRAS DESOLADAS. COSTUMBRISMO, HUMOR, MELANCOLÍA Y REFLEXIVIDAD EN EL CINE ESPAÑOL DE LOS AÑOS CUARENTA, José Luis Castro de Paz, Hispanoscope libros, Santander: Shangrila Textos Aparte, 2012





Luis Marquina



(...) Cineasta fronterizo –tal como agudamente lo calificó Julio Pérez Perucha– y fuertemente marcado por la tradición americana (de King Vidor a Ernst Lubitsch), la mirada de Luis Marquina parece modelada al mismo tiempo, en compleja dialéctica, por lecturas y visionados de filmes de modelos alternativos, formalmente rupturistas, cuyas reflexiones no podían dejar de influir en un director interesado en la “experimentación con el lenguaje”, aunque muy limitado a la vez tanto por las circunstancias históricas como por su propia personalidad, sigilosa y modesta. En sus filmes, la peculiar cualidad distanciadora de la enunciación –su puesta en escena fue calificada, según los casos como elegante, reservada o fría– tiende con frecuencia a hacer confluir una extrema limitación de los procesos de identificación con la aparición ostensible de huellas de su presencia. En la década que nos ocupa, películas como la muy sombría Malvaloca, Noche fantástica (1943), la triste, densa, y episódicamente formalista Filigrana (1948) o la jocosa El capitán Veneno (1950) constituyen textos en extremo atípicos, fluctuando entre la comedia y el melodrama y ofreciendo numerosos ejemplos de esa fructífera dialéctica entre elegancia clásica y experimentación lingüística. 

El primero de los títulos citados –segunda versión cinematográfica (tras la excelsa, moderna y progresista dirigida por Benito Perojo en 1926) de la obra teatral de los hermanos Álvarez Quintero estrenada en Madrid en abril de 1912– entronca todavía, en cierta medida, con las célebres comedias populistas de la preguerra, aunque invierte por completo el tono festivo de buena parte de ellas. Puede afirmarse, incluso, que Malvaloca constituye uno de los ejemplos mayores de la desolada densidad del primer cine posbélico y –pese a que la idea de llevar de nuevo la obra a la pantalla surge ya en periodo republicano–, la película realizada entre el 9 de marzo y el 20 de mayo de 1942 supone el más riguroso contraplacado negativo de la frescura y la alegría de que hacían gala títulos clásicos de aquel periodo como La hermana San Sulpicio o Morena Clara.

Siguiendo antes el esquema narrativo lineal del filme de Perojo que la estructura de la pieza teatral –que comenzaba en el asilo donde Salvador es curado tras su accidente en la fundición–, la acción de la película (que traza su cronología a partir de las verbales indicaciones temporales que se nos ofrecen, pero significativamente nunca de fecha concreta o calendario alguno que revelarían sin ambages la trágicas y bélicas datas en que el relato se desarrolla) parece comenzar hacia 1936, momento en el cual, como luego sabremos, nacería también la hija perdida de Malvaloca, literal transposición fílmica, pues, del inicio de la Guerra Civil.  (...)


(Del capítulo 8: Sobre generaciones, experimentaciones y disidencias)








Malvaloca, Luis Marquina, 1942




SOMBRAS DESOLADAS
COSTUMBRISMO, HUMOR, MELANCOLÍA Y
REFLEXIVIDAD EN EL CINE ESPAÑOL DE LOS AÑOS CUARENTA
 

José Luis Castro de Paz

17x25cm. - 376 páginas
Encuadernación rústica con solapas
620 imágenes (600 capturas de fotogramas)



ISBN: 978-84-939366-6-2
PVP: 18.00 euros


Gastos de envío:
Nacional: 0.00 euros
Resto Europa: 17.00 euros
Exterior: 23.00 euros