28.10.12

II. SOMBRAS DESOLADAS. COSTUMBRISMO, HUMOR, MELANCOLÍA Y REFLEXIVIDAD EN EL CINE ESPAÑOL DE LOS AÑOS CUARENTA, José Luis Castro de Paz, Hispanoscope libros, Santander: Shangrila Textos Aparte, 2012






Cuando hace una década publicaba mi primera aproximación al cine español de la posguerra (Un cinema herido, Barcelona, Paidós, 2002) estaba convencido –como sigo estándolo hoy– de que mi trabajo, junto al de muchos otros colegas, era un eslabón más de la labor de una nueva generación de historiadores del cine que, incorporando en sus trabajos nuevas tendencias teóricas y metodológicas, procedían a historiar nuestro cinema de una manera más ajustada y cabal, menos apriorística y prejuiciada, gracias a la imprescindible colaboración de los mecanismos del análisis fílmico.

En España esta preocupación había surgido a finales de los años ochenta del siglo XX, en principio, del denso caldo de cultivo que suponía la conversión a los estudios diacrónicos, historiográficos, de buena parte de los analistas y semiólogos reunidos en torno a la célebre revista Contracampo (1979-1987) que, en su mayoría, encontraron en los nacientes y “variables” departamentos universitarios de estudios cinematográficos un lugar apropiado para desarrollar sus investigaciones. Como es lógico –dada la pesadísima losa que constreñía y, en ciertos sectores, aún constriñe al cine español, convirtiéndolo en mal objeto y la consiguiente ausencia de una tradición historiográfica que hubiese ido afinando convenientemente su útiles teóricos y metodológicos a dicho campo de estudio–, los primeros trabajos surgidos de ese productivo reciclaje de analistas textuales hacia el discurso historiográfico habían centrado su atención, ya desde los años ochenta, en diversos autores o periodos de cinematografías extranjeras. Un periodo de engrase y “puesta a punto” necesario para que las particularidades de un(os) (posibles) modo(s) de representación del cine español tomaran cuerpo pausadamente en investigaciones que habrían de acabar ofreciendo, como veremos, un mapa topográfico más operativo de dicho cinema que, superando tópicos y descalificaciones, iba a acudir para su elaboración a la materia misma de los textos, a la puesta en forma de los filmes para buscar en ellos, a través de su análisis histórico y estilístico, las rugosidades, contradicciones y ambigüedades, y las sin duda profundas huellas de su tiempo que toda obra artística ha de encerrar forzosamente. Un mapa en el que, en definitiva y como reivindicaba Julio Pérez Perucha en su día, el lugar de cada filme deberá ser analizado y definido en función del estudio y posterior cruce de todas las circunstancias que de un modo u otro intervienen en su producción:

De cómo el realizador (... o el productor, guionista, etc.) sepa elaborarlas en su favor, de cómo maneje las circunstancias que lo rodean; o sea, qué estrategias organizativas (de la producción y del relato) y qué respuestas textuales (en el filme) se arbitrarán para eludir, transformar o asumir creativamente las determinaciones administrativas, económicas, culturales, políticas, industriales, tecnológicas que atravesaba el concreto momento histórico.

En este proceso (que podríamos resumir en la pregunta nodal: ¿Cómo definir y analizar unos posibles modos de representación del cine español? ¿De qué manera profundizar en el estudio de su peculiar y diferenciada textura?) es indiscutiblemente clave el lugar ocupado por la Antología crítica del cine español (1906-1995), dirigida por Pérez Perucha y publicada en 1997 por Cátedra y Filmoteca Española, punto de arranque de un proyecto común en el que participan un importante número de historiadores y analistas del estado para ir construyendo, con el paso de los años, una nueva historiografía, ya no preocupada de la impresionista y siempre supuesta bondad o maldad de tal o cual película (“el cine español, como cualquier otro, no es bueno ni malo, es, simplemente, particular, concreto, específico”) sino de analizar sus procedimientos formales, sus complejos procesos de reelaboración de las tradiciones culturales y populares de las que parte para seducir a sus potenciales espectadores asegurándose su lealtad y, en definitiva, la respuesta textual que opone a las predeterminaciones con las que se encuentra en cada momento histórico.

Enfrentándose con las armas del análisis a una historiografía tradicional de mirada alicorta y masoquista que –pasando por alto toda reflexión sobre los procesos enunciativos, formales, del filme (aquellos en los cuales si en efecto el contexto histórico es fundamental, su presencia ha de aparecer inscrita ineludiblemente)– limitaba los sentidos del texto a mero reflejo de la realidad de la época y, en consecuencia, adjudicaba pues a toda película realizada durante la dictadura un único y vicarial sentido que vendría a posarse sobre todas ellas como destino inexorable: el de ser fétida y letal emanación de una supuesta ideología franquista, o, en un minoritario caso contrario (solo a partir de los años cincuenta y en general de forma no menos confusa o incluso errónea), el de reflejar, más o menos dificultosamente, la disidencia con respecto a la misma; frente a todo ello, decíamos, surge ahora una nueva historiografía que sorprende por la complejidad y riqueza que es capaz de hallar en un cine tan desigual como poblado de títulos de incontestable altura estética y cultural, por la ausencia del cansino y falso maniqueísmo tan presente hasta entonces (italianizante disidencia “comunista” o folclore y costumbrismo franquista…), por la constatación de que también en el cine –como había ocurrido en arquitectura, pintura o literatura y nos anunciaban desde mucho tiempo atrás nuestros colegas historiadores de dichos campos artísticos– existían no solo “excepciones”, sino tendencias, corrientes y “generaciones” que, desde la misma posguerra española, se esforzaban por continuar un trabajo cultural tan dificultoso como meritorio que había dado ya sus primeros, escasos y sabrosos resultados fílmicos durante el trágicamente breve periodo republicano. (...)


(De la introducción)


    SOMBRAS DESOLADAS
    COSTUMBRISMO, HUMOR, MELANCOLÍA Y
    REFLEXIVIDAD EN EL CINE ESPAÑOL DE LOS AÑOS CUARENTA
     

    José Luis Castro de Paz

    17x25cm. - 376 páginas
    Encuadernación rústica con solapas
    620 imágenes (600 capturas de fotogramas)

    ISBN: 978-84-939366-6-2
    PVP: 18.00 euros


    Gastos de envío:
    Nacional: 0.00 euros
    Resto Europa: 17.00 euros
    Exterior: 23.00 euros