2.5.12

TEXTOS EN RED - BANDA APARTE - "EL CONVENTO" ("O CONVENTO", DE MANOEL DE OLIVEIRA, 1995). RIESGOS INTELECTUALES Y PRECIPITACIONES ORDINARIAS.

COORDINADOR: JESÚS RODRIGO GARCÍA


Banda Aparte
 
está compuesto por una selección de artículos aparecidos en
 
Banda Aparte. Revista de cine - Formas de ver (1994 - 2001)



EL CONVENTO (O CONVENTO, MANOEL DE OLIVEIRA, 1995)
RIESGOS INTELECTUALES Y PRECIPITACIONES ORDINARIAS

POR MIGUEL A. LOMILLOS




Imagínense ustedes a un octogenario cineasta europeo, más viejo que Bergman, Antonioni o Resnais pero perteneciente a la misma estirpe que estos, e incluso de más ilustre abolengo pues empezó en los tiempos del mudo, que en los últimos 14 años ha realizado nada menos que 11 largometrajes y otros tantos cortos y documentales.


El viejecito en cuestión procede de un país muy lejano a nuestra conciencia cultural (nuestra mala conciencia: por poner un ejemplo, su primer filme estrenado en España fue ¡en 1993! Con esa obra maestra que es El Valle Abraham), pero muy próximo a nuestra conciencia histórica y geográfica: nos referimos al cineasta portugués Manoel de Oliveira, un jovenzano de 87 años.

Pero no sólo realiza obras desbordantes de creatividad a una edad en que Picasso invariablemente se repetía sí mismo, sino que se adelanta, con una impaciencia febril, a los proyectos literarios todavía en curso de sus escritores colaboradores. Es el caso de su último trabajo El Convento (O Convento, 1995), basado en personajes y situaciones de la novela Las tierras de riesgo de la escritora portuguesa Agustina Bessa-Luis. Según  cuenta el propio Oliveira, al terminar La caja (A Caixa, 1994), su amiga Agustina le contó por teléfono las líneas generales de la historia que estaba tejiendo en aquellos días y Manoel decidió escribir, por su cuenta y riesgo, un guión inspirado en esa historia (todavía inédita, Revista de Occidente publicó un capítulo de Las tierras de riesgo en diciembre de 1994, en el monográfico dedicado a Portugal).

Curiosamente, esta singular colaboración, más allá de las bifurcaciones particulares, viene a demostrar la armónica afinidad y compenetración de estos dos creadores portugueses: novela y filme mantienen un envidiable espíritu irónico y liberalizador, ambas tocan la misma tecla en el diapasón crítico y desmitificador.

El Convento es sin duda el filme más posmoderno de Oliveira, tanto en la aceptación meramente constructiva o descriptiva del término, como en su (...)






Seguir leyendo en Textos en red